Sunday, 27 November 2016

La poesía de los árboles

Hay libros que con solo pasar los ojos por encima, te enamoran... Es como si pudieses olerlo... Toca alguna parte dormida de tu alma que la despierta y te llama... Y si encima tenemos en cuenta que lo hizo en un medio tan hostil como es La Objetería Los Días Felicies (ver post sobre esta magnífica objeterería llena de bellos, creativos y singulares libros, clicando aquí), aún tiene más mérito (piensa que cuando entras en este mágico espacio, tus ojos pierden todo sentido de la realidad por las infinitas llamadas de belleza desde cada rincón).

Así es La Poesía de los Árboles, una antología universal de poemas de los árboles y el bosque. Una llamada del alma de la naturaleza en forma de libro... de colores... ilustraciones... palabras y armonía...




"Quiero hacer contigo lo que la primavera hace a los cerezos."
Pablo Neruda

Miró, Lorca, Wordsworth, Hölderlin. Ryônen Gensô, Neruda, Apollinaire, Södergran, Ritsos, Kipling, Basho, Joumana Haddad, Pesoa... y muchos otros, nutren, junto las bellas ilustraciones de Leticia Ruifernández, esta maravilla de libro.



Si hay libros que alimentan nuestra alma, este tiene todos los elementos posibles. Una obra de arte repleta de belleza y magia. De buen gusto. Terapeutico, incluso. Un espacio sin tiempo alguno donde descansar nuestros sentidos, de las absurdidades y las banalidades que intentan apoderarse de nuestra vida.

Pero hay más...



Està editado por Huts Editorial, en una pequeña aldea de Navarra, en medio de la naturaleza, que quedó deshabitada, y que años más tarde, la okuparon un grupo de jóvenes con un proyecto alternativo de vida; más en comunión con la naturaleza. Ahora, 36 años más tarde, más de cuarenta personas dan vida a este proyecto. La Poesía de los Árboles es su último proyecto que vió la luz a principios de 2016.

Adentrarse en sus páginas es olvidarse de leer... de mirar... Sentir toma otro sentido; más profundo... cada página es un pellizco subtil a nuestra alma, a nuestra memoria dormida; la que recuerda más allá de nosotros.



La mano delicada del pintor que
adivina más allá de lo que vemos.
La mano del poeta que escribe del
árbol de la vida, anunciando que 
no estamos separados, que somos
un bosque, de diferentes texturas y
colores, que se escucha sin embargo
en la distancia y se sabe vivo
porque la voz del otro le nombra.
(de la contraportada)

www.edgartarres.com

2 comments:

  1. Muchas gracias por tus palabras, es halagador encontrarse con ellas en Facebook.
    Para cualquier cosa, ya sabes cómo encontrarnos.

    Huts Editorial

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hola Huts Editorial! Es un placer compartir vuestro trabajo. Espero que sigáis publicando trabajos como este, ya que son una delicia!

      Delete

Viajar, para qué?

Viajamos, sí... pero... para qué? Para encontrar o para encontrarnos? Y si no es ninguna de ellas? O puede que las dos sean correctas? ...